La cuarentena dilata la normalización institucional de Atlético Almafuerte

La cuota de 100 pesos que de manera automática abonan algo más de 100 socios con la factura de luz, es el único ingreso en estos momentos para el club Atlético Almafuerte. 
En tanto, el cobro personalizado, a domicilio, quedó suspendido hasta nuevo aviso, idéntica situación a la del tradicional rival: Sportivo Belgrano.
Pero a diferencia de los otros dos clubes de la ciudad, -sumando a CAJU-, “El Loro” almafuertense tiene una situación institucional pendiente de resolución.
Desde 2016 no se presentan balances, paso previo indispensable para llamar a asamblea y renovar autoridades.
Vilma Echavarría, quien se define como colaboradora estrecha de una institución que en este momento no tiene cargos formales, asegura que el proceso de normalización había comenzado y se vio interrumpido por esta cuarentena.
El principal escollo era el económico, según afirma la vocera del club en este momento de cierta acefalía. “Poner los papeles al día es caro, pero habíamos empezado con un contador y era el objetivo para este año”, afirmó.
A pesar de la situación particular de Atlético, un grupo de colaboradores sigue dispuesto a trabajar más allá de los cargos para que el club se encuentre en condiciones a la vuelta de las actividades. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *