ATAQUES A SILOS BOLSA: NUEVOS CASOS EN EL SUR DE CÓRDOBA

Los ataques a silos bolsa continuaron durante el último fin de semana y, entre los damnificados, hubo productores del sur de Córdoba que sufrieron el accionar de malvivientes que dañaron sorgo picado para alimentar a ganado bovino y maíz.

Federico Falco es miembro de una familia de productores oriundos de San Basilio y que tienen un establecimiento ganadero 10 kilómetros al sur de Coronel Moldes, en el departamento Río Cuarto.

Según relató a Agrovoz, este lunes llegó al campo y se encontró con dos silos bolsa rotos, en los que almacenaban sorgo picado para alimentar a los terneros que tienen el establecimiento “La Ilusión”, donde llevan adelante un ciclo completo.

“Sí, justo se llama la ilusión, pero es la ilusión de que ya no pasen estas cosas”, lamentó Falco.

En los bolsones tenían unos 200.000 kilos de materia seca que alcanzan para alimentar a los 220 terneros que poseen en el campo durante 100 días. 

Además de los bolsones rotos, se encontraron con que las rejas que se usan para el autoconsumo estaban tiradas. Y también los malvivientes les abrieron las tranqueras a las vacas para que pasaran a la alfalfa que, según Falco, por suerte no sufrieron problemas de empastado y asfixia.

“Las rejas están protegidas por un boyero eléctrico para que los terneros no se acerquen, salvo cuando nosotros le suministramos el silo. Rompieron el boyero y las tiraron. Ya la tranquera de las vacas se cierran con cadenas y también fueron abiertas”, mencionó Falco. 

Sobre la situación en la que queda el picado, mencionó que es difícil recuperarlo por la posibilidad de oxidación y porque alguna lluvia podría dejarlo inutilizable.

“Esto no es como un grano que uno lo carga en un camión y vuelve a armar la bolsa o lo vende. Es el alimento de los terneros que lo podemos seguir utilizando, pero expuesto al aire libre pierde calidad”, expresó Falco.  

Sobre la situación en la que queda el picado, mencionó que es difícil recuperarlo por la posibilidad de oxidación y porque alguna lluvia podría dejarlo inutilizable.

“Esto no es como un grano que uno lo carga en un camión y vuelve a armar la bolsa o lo vende. Es el alimento de los terneros que lo podemos seguir utilizando, pero expuesto al aire libre pierde calidad”, expresó Falco.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!