LOS CABRITOS SE FORTALECEN CON PASTURAS Y GENÉTICA

El nombre técnico es “Desarrollo Caprino de Traslasierra Centro”, pero a la hora de presentarse en sociedad elige una denominación que incluye per se el ambicioso propósito al que apuntan: “Creador de Futuro”.

Así se llama un grupo que reúne a 36 pequeños productores de los departamentos Pocho, San Alberto y San Javier. La agrupación fue una de las beneficiadas por el Programa de Desarrollo de la Cadena Caprina (Prodecca), que en Córdoba coordina, monitorea y ejecuta el Ministerio de Agricultura.

Cinco grupos asociativos recibirán aportes por 68,67 millones de pesos con el fin de desarrollar planes para potenciar a esta producción. Al de Traslasierra le asignaron 17,57 millones que destinará a mejora genética, acopio de reservas forrajeras e implantación de pasturas megatérmicas.

“Acá en el oeste de Córdoba estamos en una zona muy árida, hace seis meses que no llueve. Por eso en esta época, entre junio y septiembre, los animales sufren mucho la falta de forraje. De allí surgió la iniciativa de comenzar a sumar pasturas ”, resume Pablo Mattio, representante de los productores de Traslasierra.

En general, se trata de pequeños ganaderos que poseen como máximo 100 ejemplares; el grupo incluye también a personas que están por iniciarse en esta producción.

El plan es que cada productor pueda sumar entre una y dos hectáreas de pasturas que complementen la dieta tradicional de los caprinos que es el pasto natural que aporta el monte. Buffel grass y gatton panic son las especies que se evalúan como aptas para la zona, por su capacidad de generar materia seca aún en condiciones hídricas desfavorables.

“En general, después de que las cabras les dan de mamar a las crías, se van al monte y están programadas: a la tarde vuelven solas. La idea es que en ese momento, en vez de ir a los corrales, entren a la pastura y estén hasta 90 minutos. Más en esta época, cuando el monte tiene poca oferta”, señala Mattio.

Es decir, que el objetivo no es mutar a un engorde 100 por ciento a pastura, sino que la idea es que funcione como un complemento.

Un aspecto a destacar es que los productores no reciben el dinero, sino los insumos: boyeros y semillas. Cada cual tiene que sembrar la pastura. El fomento contempla además el aporte de postes y clavos para la confección de corrales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!