BOCA SUFRIÓ PERO PASÓ A CUARTOS DE FINAL EN LOS PENALES

En un día poco agradable para Boca, pues los hinchas de River inundaron las calles celebrando un nuevo aniversario de la conquista en Madrid, el Xeneize cerró el día con final feliz.

Porque si bien sufrió ante Inter, que con el 1-0 forzó los penales en la Bombonera, Boca terminó imponiéndose en la definición desde los doce pasos y avanzó a cuartos de final, donde lo espera Racing.

Desde el arranque y hasta el final del primer tiempo, el Xeneize la pasó mal. Porque el conjunto de Porto Alegre, obligado a buscar como mínimo un gol, salió a imponer presencia y pierna fuerte en la Bombonera.

De hecho, antes de los cinco minutos Moisés -que ya estaba amonestado- pudo haber visto la roja por una dura infracción a Tevez.

Si bien Boca no especuló con la ventaja conseguida en Brasil, tal vez aquel gol del Apache pareció darle cierta cuota de relajación y por eso padeció la visita de Inter, que olfateó el gol en más de una oportunidad.

Con Patrick haciendo estragos por izquierda, el elenco brasileño asomó una y otra al arco defendido por Andrada, aunque le faltó contundencia y algo de fortuna.

Porque a los 17 el travesaño le ahogó el grito a Galhardo y a los 26, luego de otra destacada maniobra individual de Patrick, Andrada controló en dos tiempo un cabezazo de Praxedes.

Antes de la media hora, Inter volvió a poner en riesgo el arco xeneize con un nuevo testazo, en este caso de Galhardo, que se fue apenas desviado, y así continuó paralizando los corazones de Boca.

De un equipo que careció de juego asociado y de peso ofensivo. De hecho, al cabo de la primera etapa el Xeneize jamás había logrado inquietar al arquero Lomba.

De regreso al campo de juego, Inter dio el golpe en la Bombonera. Y no precisamente por mérito propio, sino por un increíble gol en contra de Fabra, quien mandó a la red un centro de Moisés.

A partir de ahí, Boca pareció reaccionar y recién a los 12 minutos probó por primera vez a Lomba, quien se estiró para enviar al corner un remate de Tevez.

En pos de evitar los penales, el Xeneize se adelantó unos metros en cancha en pos de buscar el empate, aunque lejos estuvo de llevar peligro constante al área rival (recién a los 44, Cardona metió un violento derechazo apenas desviado).

Para colmo, por momentos quedó mal parado en defensa y le facilitó el camino a Inter, pero tampoco supo definirlo.

En la más clara del elenco visitante, Cuesta desperdició una inmejorable oportunidad de gol tras una salida en falso de Andrada.

Sin tiempo para más, el 1-0 de Inter derivó en la definición por penales, tras la cual Boca terminó sacando pasaje a los cuartos de final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!