CIENTÍFICOS ESTUDIARON EL CRÁTER DE METEORITO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO Y SE LLEVARON UNA SORPRESA

Un grupo de científicos de la Universidad de Waterloo concluyeron en una investigación que el cráter más antiguo del mundo, que se pensaba que había sido el producto de un impacto de meteorito, en realidad no lo es, según publicó la revista Earth and Planetary Science Letters.

El cráter había sido descubierto en 2012 y la comiunidad científica de geólogos lo habían calificado como el remanente de un cráter de meteorito de 3 mil millones de años. Sin embargo, el equipo dirigido por Waterloo descubrió que ese accidente geológico se formó 40 millones de años más tarde de lo que propuso el grupo anterior.

Chris Yakymchuk, profesor de la mencionada casa de estudios belga, investigó a fondo la estructura Archean Maniitsoq, en Groenlandia, y determinó que las características de esta región son inconsistentes con un cráter de impacto.

Según Yakymchuk, si la estructura fuese realmente un cráter, tendría que conservan el daño antiguo causado por las ondas de choque que se obtienen por el impacto de un meteorito. «No encontramos tal daño en ellos», se decpciónó el profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de Waterloo. 

«Los cristales de circón en la roca son como pequeñas cápsulas del tiempo», explicó Yakymchuk, quien detalló que hay «varios lugares donde las rocas se derritieron y recristalizaron en las profundidades de la Tierra» y que ese proceso se llama «metamorfismo», el cual ocurriría «casi instantáneamente si se produjera a partir de un impacto».

«Fuimos allí para explorar el área para una posible exploración mineral, y fue a través de un examen detenido del área y los datos recopilados desde 2012 que llegamos a la conclusión de que las características son inconsistentes con el impacto de un meteorito«, describió Yakymchuk.

Por lo tanto, el equipo de Waterloo concluyó que el cráter más antiguo creado por un meteorito en el planeta, en realidad es el resultado de procesos geológicos normales.

Yakymchuk relató que si bien los decepcionó el hecho de que la estructura no era el resultado de un meteorito que golpeó el planeta hace 3.000 millones de años, «la ciencia se trata de hacer avanzar el conocimiento a través del descubrimiento, y nuestra comprensión de la historia antigua de la Tierra continúa evolucionando».

«Nuestros hallazgos proporcionan datos científicos para que las empresas de recursos y los prospectores de Groenlandia encuentren nuevos recursos minerales», remató.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!