Imagen: Tribuna

CONDENAN A EZEQUIEL VIDAURRE A 4 AÑOS Y SEIS MESES DE PRISIÓN, POR LA MUERTE DE AUKA BUSTOS.

La justicia injusta y tardía se hizo escuchar, en un tono opaco y con sabor a poco. El policía que asesinó al pequeño Auka Bustos, “delito de homicidio culposo agravado” la condena de cuatro años y seis meses de prisión efectiva, y nueve años de inhabilitación para conducir, que recae sobre Ezequiel Vidaurre.

La pena le fue impuesta por el juez Marcelo Ramognino en la segunda jornada del juicio que se inició ayer. Además, Vidaurre, quien se encontraba en libertad, fue detenido.

«La justicia está de luto, siguen habilitando a salir y matar», señaló a los medios la madre de la víctima demostrando su disconformismo. Se había solicitado el cambio de carátula -de homicidio culposo a homicidio con dolo eventual que prevé penas mayores- la pena impuesta a Vidaurre es lo que suele aplicarse en estos casos.

El fiscal de Cámara Gustavo Martín había pedido el cambio de carátula a homicidio culposo agravado, y de manera lamentable fue lo que se sentenció esta mañana.

Una vez más quedando al descubierto la impunidad con la que, gracias a la (in) justicia los vecinos deberán seguir conviviendo con delincuentes y asesinos que sin medir, arrebatan la vida de cualquiera de nuestros familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!