Imagen Ilustrativa

LA PROVINCIA DE CÓRDOBA SALDRÁ DEL CONFINAMIENTO A PESAR DE LA SUBA DE CASOS.

Cuando se cumplan los nueve días de restricciones duras, Córdoba mantendría las restricciones horarias, una proporción menor de presencialidad escolar y actividades sociales, deportivas y de entretenimiento cerradas. Una flexibilización sobre las medidas que rigen hasta el próximo domingo, pero no una vuelta a una completa normalidad.

Este viernes, por la mañana, los ministros de Gobierno y de Salud de la Provincia mantendrán una reunión virtual con los intendentes de las ciudades más grandes y con los jefes de los bloques partidarios de autoridades municipales. El tema sobre la mesa será el modo en que continuarán las restricciones desde el lunes próximo.

Como en ocasiones anteriores, ese encuentro será el previo –pero clave– al que luego sostendrán las autoridades provinciales con los 427 intendentes y jefes comunales de Córdoba.

En principio, y a pesar de que la curva de contagios y de internaciones sigue en alza, está casi decidido que a partir del lunes no regirán las mismas restricciones actuales y que algunas serán flexibilizadas. “Seguramente se volverán a permitir algunas actividades que hoy están vedadas, pero se mantendrían restricciones horarias”, anticipó un funcionario provincial.

El escenario más probable sería que la semana próxima será menos restrictiva que la actual, pero algo más que la anterior. Al mismo tiempo, se dará a conocer un paquete de medidas económicas para las actividades que van a tener mayor restricción, como el golpeado sector de bares y restaurantes, que podrá reabrir, pero sólo hasta las 19.

Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud de Córdoba, consideró que los cierres intermitentes y focalizados son la fórmula que debería aplicarse en esta segunda ola. Y que las definiciones deberían adecuarse a la situación epidemiológica local.

“Hay que focalizarse dónde tenemos brotes para implementar medidas intermitentes y explicarle a la sociedad cómo serán, que tendrán un principio y un fin, y que la decisión está basada en información epidemiológica”, explicó ayer la funcionaria cordobesa en una charla que brindó para el Instituto de Cálculo de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Las investigaciones epidemiológicas sobre brotes de contagios revelaron que las reuniones sociales y familiares, las actividades extraescolares, los eventos en salones de fiestas y el “tercer tiempo” de las actividades deportivas amateur están presentes en la mayoría de los casos numerosos o múltiples. Por esto se da por sentado que continuarán limitadas.

Barbás anticipó que no cree que el 31 de mayo seguirá el actual confinamiento. “Me llama la atención que desde ningún sector de la sociedad crea que el 31 de mayo van a terminar estas medidas. Se dijo claramente que iba a ser hasta esa fecha y que luego se iba a implementar otro tipo de medidas”, señaló.

Para la funcionaria quedó la sensación de la primera etapa de la pandemia, donde se fijó una cuarentena que se fue postergando varias veces. “De nada sirve implementar y postergar una medida que no se va a cumplir”, enfatizó.

También confirmó que Córdoba está elaborando un esquema de confinamiento con el que espera alcanzar el consenso político. “La idea es focalizarlo por actividades, además de seguir con restricciones horarias. La restricción horaria ayuda, pero no es suficiente, por lo que hay que readecuar algunos rubros específicos”, detalló.

Y agregó: “No podría pensar en restricciones de más de siete a nueve días, aunque sabemos que no es suficiente por los períodos de incubación del coronavirus. Pero tampoco sirve si después de 10 días la gente no acata las medidas. Es preferible restricciones cortas y profundas, pero que se puedan cumplir”.

Tanto Barbás como el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, admitieron que los indicadores no muestran ninguna mejoría como para avanzar a limitaciones. Que si tuvieron efecto, recién se verán a los 14 días. “Los números actuales son más alarmantes que la semana anterior”, aceptó Cardozo, quien advirtió que todavía no se registró el impacto pleno de esta suba de casos en el sistema de salud. “Aún no hemos tenido el pico de internaciones. El día de ayer hemos superado los dos mil casos internados, y es preocupante porque, analizando los números del año pasado, a los 20 días del pico de incidencia tuvimos el pico de internaciones, y no sabemos si el de ayer fue el pico o si mañana tendremos seis mil casos. Después de 20 días del pico de incidencia viene el pico de internaciones y la proyección es preocupante por la ocupación de camas”, aseguró el ministro.

Fuente: La Voz del Interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!