ESTÁN MATANDO AL FÚTBOL

El VAR. El elemento que venía a eliminar las injusticias, a solucionar esos fallos que, por su condición de humanos, los árbitros suelen cometer a la hora de sancionar las acciones del juego.

De todas las expectativas generadas por la instauración de esta tecnología, lo único que dejó sentado son dudas. Comenzaron a querer resolverse jugadas tan finas que se terminó destiñendo el espíritu de este maravilloso deporte. Muchas reglas pasaron a ser “jugadas de interpretación”, pero, ¿qué es lo que se interpreta?

El VAR (Video Assistant Referee) es una herramienta que se creó para ayudar a los árbitros en determinadas ocasiones dudosas que se generan durante el juego. La idea, como objetivo, es excelente. La cuestión radica en la puesta en funcionamiento. Nadie finalmente sabe o conoce cómo termina de manejarse. Es evidente que hay personas detrás de las pantallas que no están preparadas a la hora de sugerir al juez las probabilidades dentro de una jugada y además, en reiteradas oportunidades condiciona la decisión del árbitro o termina por confundirla.

¿Cuál es básicamente el problema? Es que muchas de las reglas se ajustaron a la implementación del VAR y no al revés. Anoche, en el encuentro de Atlético Mineiro frente a Boca Juniors, se le anula un gol totalmente lícito al equipo argentino por medio de esta herramienta. Un supuesto offside de milímetros. Cuando la posición fuera de juego debiera ser sancionada si el jugador mal ubicado saca real ventaja de su posición.

Otra de las cuestiones que tampoco ayudan es que, durante la revisión de una jugada, los protagonistas rodean al árbitro de manera exhaustiva sin dejar que realice su trabajo de manera tranquila. Es donde debiera existir una sanción. También otra realidad es que hay jugadas que se revisan y otras que no. Faltas que se sancionan y otras que no. Entonces todo es incertidumbre.

Lamentablemente debiéramos quedarnos en la manera tradicional de impartir justicia, hasta que el VAR no garantice su buen funcionamiento. Era una herramienta innovadora, a la que había que darle tiempo, pero la realidad es que no ha funcionado de la manera en que todos esperábamos. Si se sigue de esta manera van a terminar por matar al espíritu y la emoción que comprende el fútbol.

EDITORIAL
José Manfredi
Río Tercero Córdoba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!