Modric hace de todo

Los altavoces comenzaron a atronar una hora y media antes de que comenzara el encuentro para dicha de los 30.000 aficionados que acudieron al estadio, la gran mayoría ataviados con la camiseta del Madrid, gorro, bufanda, bandera o cualquier otro distintivo blanco. Fue una sesión musical que bailaban los hombres —no lo hacían las escasas mujeres que había en las gradas, tabú de la sociedad saudí—, solo entrecortada por los abucheos al Athletic y también por los enfervorizados aplausos al Madrid cuando los equipos salieron a calentar, cuando Luis Fonsi y Daddy Yankee amenizaban con su Despacito. De no ser por esa techumbre de velas y mástiles de 58 metros (la más alta del planeta porque el Camp Nou se queda en 48 y el Bernabéu en 45), el King Fahd International Stadium bien podría ser otro Chamartín. Así quedó patente durante el encuentro, todo un show que Modric, nombrado mejor jugador de la final, se encargó de endulzar.

Seguir leyendo

En un estadio entregado al Madrid, el croata gobierna en la sala de máquinas, impulsa las contras y marca su primer gol del cursoRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!