La supersónica Ashleigh Barty

Madison Keys, la cañonera estadounidense que progresaba en Melbourne en forma de flecha, cae (6-1 y 6-3) y se resigna: “Es increíble, lo hace todo bien. No te deja entrar al partido, es como si lo tuviera todo bajo control”. Comparte la impresión la víctima de la ronda anterior, su compatriota Jessica Pegula: “Contra ella te sientes verdaderamente inútil”. En paralelo, las cifras respaldan: en dirección a la final, el tiempo invertido por Ashleigh Barty sobre la pista es ridículo (6h 06m) y la concesión a las rivales (21 juegos en seis partidos), otro tanto. Y entre demostraciones, alabanzas, picos de audiencia disparados (un promedio cercano a los dos millones de personas en las últimas rondas) y el reconocimiento unánime del circuito, de aquellos que más entienden, Australia celebra: después de 42 años, el país tendrá de nuevo a una finalista femenina en su gran torneo de tenis.

Seguir leyendo

La número uno ha invertido solo seis horas, cedido 21 juegos y perdido una vez el servicio en el trazado hacia la final del sábado (9.30) contra la debutante CollinsRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
error: Content is protected !!