El miedo a la invasión rusa no cala en la frontera

Lidiya Oryshchin da otra vuelta más a la pista de patinaje. Giro, salto y, sonriente, se acerca a hacerle un arrumaco a su novio, Oleksi. La joven, de 19 años, adora patinar. Va casi cada tarde a la instalación ovalada, situada en el centro de Járkov, donde una decena de personas apuran las últimas horas de luz de un día frío y plomizo. Mientras Estados Unidos aviva las alarmas de otra agresión militar del Kremlin a Ucrania, en Járkov, a unos 40 kilómetros de la frontera con Rusia, Oryshchin sigue con su vida. “Estamos en primera línea si los rusos entran, ¿y qué? Llevamos aquí los ocho años que dura ya la guerra. La ciudad no se ha movido”, ironiza. La joven pareja de estudiantes sueña con irse a continuar su formación una temporada a Alemania, y luego volver a casa y encontrar un trabajo en Járkov. La tensión por la concentración de tropas rusas a lo largo de la frontera con Ucrania es “preocupante”, pero creen que la situación no escalará. ”Estamos ya demasiado cansados de ser un argumento que agitan unos y otros. La guerra, las amenazas, la política. Es irritante”, dice Oleksi, un joven alto con una frondosa coleta castaña.

Seguir leyendo

El presidente de Ucrania afirmó que Járkov, predominantemente de habla rusa y a 40 kilómetros de la linde, es un objetivo principal para el Kremlin. Sus vecinos se muestran escépticos ante las noticias de otra ofensivaRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
error: Content is protected !!