Correr para recuperar el modelo

Cuando Xavi y su cuerpo técnico aterrizaron en el Barcelona después de seis años en Catar, detectaron varios problemas inesperados, por más que sí hubieran hecho un diagnóstico desde la distancia. Uno fue, tal y como expresó el técnico azulgrana en público, que muchos jugadores no entendían el fútbol posicional, ni siquiera los que ascendía de la cantera porque durante años se había priorizado el resultado a la formación. Otro fue que desde que se marchara Luis Enrique, el primer equipo no había trabajado la salida de balón desde la raíz, al punto de que Ter Stegen, Piqué y Busquets decidían sobre la marcha al empezar los partidos y viendo la propuesta del rival. Y el tercero, más esperado pero también más complicado de solucionar, fue que sin Messi el Barça se había quedado huérfano de muchos recursos ofensivos y que con los delanteros que tenía en nómina, además de la igualdad que se daba en la Liga, no les alcanzaba. Para solucionar los tres problemas el área deportiva, atenta a las peticiones del técnico, decidió fichar delanteros (Adama, Ferran Torres y Aubameyang) con un denominador común: la velocidad. Así la plantilla se queda con dos porteros, nueve defensas, siete medios y 10 atacantes (Ansu, Dembélé, Braithwaite, Jutglà, Memphis, Abde y Luuk de Jong, que se añaden a los fichajes y sin contar con Ilias ni Pedrola). Un desequilibrio de cromos para equilibrar el juego y, sobre todo, para recuperar el modelo, la gran preocupación de Xavi.

Seguir leyendo

El Barcelona se ha reforzado con delanteros veloces para condicionar el planteamiento de las zagas rivales y ganar espacios y tiempo en la salida del balónRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!