Queralt Castellet alcanza la plata en la cumbre de su carrera

Queralt Castellet quiere ser japonesa. Ama de las riders japonesas su zen. Su limpieza, su fluidez, su limpieza quirúrgica de movimientos, su atención a todos los detalles. Sus líneas claras. Ama pelear con ellas. Ama volar más alto, más limpio, más compuesta. Queralt Casteller es una samurái armada no con una katana sino con una tabla de nieve, sobre la que se lanza sin cerrar los ojos, decidida deslizándose por la pared casi vertical del pipe, el canal de 220 metros de largo, dos campos de fútbol, que cruzará como el péndulo de un reloj suizo en los siguientes segundos, de lado a lado en zigzag, diagonales geométricamente perfectas, acompañada solo del ruido susurrante de la tabla bien engrasada al rozar la nieve dura. Es como lanzarse desde la punta del tejado japonés, tan largo, hasta el suelo, de una casa de dos pisos. Estilosa, como dicen los italianos que la adoran, atraviesa veloz el fondo inclinado del canal y asciende por la vertiente contraria, una pendiente al 82%, y van con tanta fuerza, disimulada por su cuerpo increíblemente relajado, que supera su arista superior del muro y vuela por encima casi cuatro metros, construyendo el aire un nuevo piso hecho de giros, y aterriza suave en la parte superior del tejado, y sigue.

Seguir leyendo

La ‘rider’ española de snowboard consigue en el ‘halfpipe’ de Pekín la quinta medalla española de la historia en los Juegos Olímpicos de InviernoRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
error: Content is protected !!