Al Atlético le salva la épica

En su decepcionante travesía, el Atlético está quebrando todos los axiomas alumbrados en la era Simeone. Esta vez fue un partido descarnado, con seis goles al descanso entre los dos equipos. Y un gol triunfal, a dos minutos fruto de la épica, con diez jugadores por la expulsión de Felipe, cazado por Mario Hermoso con un segundo remate de tijera tras errar en su primer intento. Al menos, a este Atlético contradictorio le quedó el orgullo para ganar un partido que fue una bacanal inédita de goles y puso de manifiesto otra de las paradojas que el fútbol le está reservando al campeón. Cuanto más quiere arrimarse al molde más clásico de Simeone, más le alejan el desarrollo de los partidos y el juego. Da igual que el preparador argentino proclame la vuelta a los orígenes del 4-4-2, al cemento, al mazacote y a volver a convertir la patada larga de Oblak en la canalizadora del equipo para evitar el tránsito de la pelota por el centro del campo. Este Atleti es una ruina defensiva, quién se lo iba a decir a Simeone. El Getafe, antes de que Luis Suárez fallara el penalti que le sacó a David Soria y encajara los dos primeros goles que podían parecer definitivos, ya nada lo es en este irreconocible Atlético, le había reventado ya las costuras al minuto de juego. Enes Ünal sentó a Savic con un mero movimiento de espaldas y al montenegrino no le quedó más remedio que derribar al enrachado goleador turco. La falta la ejecutó con veneno Óscar y Oblak la pudo manotear a córner. El saque de esquina no fue gol porque Cuenca, sin un rojiblanco siquiera para saludarle, pifió el remate.

Seguir leyendo

El equipo de Simeone, desperdicia primero dos goles de ventaja y remonta al Getafe (4-3), con diez por la expulsión de Felipe, con un gol de Mario Hermoso en el último suspiroRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!