España tiene hambre y gol

Contra un rival muy endeble, España se concedió una noche plácida en la que sació su hambre de gol y lució la entrega de sus jugadores a la causa de Luis Enrique. Firmó la selección una tunda ante una Islandia muy rebajada y limitada por los problemas extradeportivos de algunos de sus mejores jugadores. Cinco goles y las altas revoluciones empleadas durante todo el encuentro llenaron el ojo del seleccionador español. La mejor lectura que pudo sacar es que sus futbolistas se emplearon con la intensidad que les demanda por más que el carácter amistoso del partido y el rival pudieran invitar al paseo. El grupo tiene hambre y está entregado a su entrenador. El partido fue otra muestra de actitud. No existe la tregua bajo la dirección del preparador asturiano. Los jugadores saben que cualquier desvío del guion marcado o una mera bajada de brazos puede suponer apearse de la nómina del Mundial. Es la única explicación a ese ritmo con el que se emplearon en la presión aún con el saco ya lleno de goles. Marcaron cinco, pero jugaron para hacer todos los posibles sin miramientos. La hinchada coruñesa lo agradeció, ahora que no tienen ocasión de ver fútbol de élite porque el Deportivo pena por la Primera RFEF. La última vez que España había jugado en Riazor también asistió a un 5-0, en 2009 contra Bélgica.

Seguir leyendo

La selección barre a la débil Islandia en un partido en el que los jugadores de Luis Enrique no dejan de presionar y atacar pese a resolver el duelo antes del descansoLeer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy
error: Content is protected !!